El Blog Cuestión de Ideas, nace en Octubre de 2013, y es la historia de una aventura de desarrollo personal y profesional. Nace con mucha ilusión y un tanto de incertidumbre por el futuro. Pero hoy, tres años y medio después puedo decir que un blog es un camino en el que lo importante no es llegar sino seguir caminando y disfrutar cada jornada.

La idea del Blog nace motivada y empujada por una formación en Comunicación digital dentro del Master en Dirección de Recursos Humanos que cursaba entonces. Recuerdo que fue un año intenso de estudio y de experiencias, y que yo tenía como objetivo aprovechar al máximo cada minuto de formación. Y así fue como, después de escuchar a nuestra profe, una gran experta en esta materia, me dije: ¿y porqué no?

La verdad es que tenía muchas ideas dando vueltas en mi cabeza, muchos pensamientos y reflexiones que compartir. Escribir me gusta y la voluntad me acompaña. Así que Cuestión de Ideas, se plasmó en una sencilla plantilla de wordpress que ha ido evolucionando con el paso del tiempo, al igual que cada uno de mis posts.

Desde aquél 18 de Octubre de 2013, Cuestión de Ideas tiene casi 100 entradas sobre temas muy concretos y especializados, por eso es todo un reto. Desde una perspectiva de reflexión crítica escribo sobre temas de Recursos humanos, de Responsabilidad Social Empresarial y de Comunicación. Aunque también se pueden encontrar algunos artículos sobre educación, ética, y otros son simplemente reflexiones sobre el tiempo o el silencio.

Si tuviéramos que definir la misión o propósito del Blog, sería en primer lugar inspirar e invitar a reflexionar sobre los temas antes citados, a través de reflexiones críticas y preguntas abiertas que invitan al diálogo y a despertar a la acción. En muchos de los post se repite la idea de la responsabilidad de nuestros actos y la autoría de la propia vida, incluyendo la vida profesional. Algunos de los artículos parecen un manifiesto contra la apatía en todas sus formas de expresión. Detrás de cada uno de ellos hay una pequeña historia y varios borradores. Sólo una vez publicados se convierten en post de verdad porque quién los comparte y los enriquece con sus comentarios, los está haciendo suyos y aportando una nueva reflexión. Confieso que mi post preferido es “Las Serendipias en un mundo infoxicado“. Me encanta esta palabra, y este artículo me trae muy buenos recuerdos.

A través del Blog recibo emails en los que me consultan sobre cuestiones profesionales, o me ofrecen maravillosos proyectos, y en otras ocasiones me piden consejo sobre temas personales. Reconozco que este aspecto es muy enriquecedor y me anima a seguir adelante porque te das cuentas de que aportas algo de valor con tus reflexiones y tu experiencia. Recuerdo en concreto el email de dos personas con las que sigo en contacto, que me pedían consejo sobre su trayectoria profesional. Habían estudiado filosofía como yo, pero no se atrevían a dar el salto a otra área que no fuera la enseñanza. Les animé a dejarse llevar, creo que cada uno de nosotros podemos ser los mejores profesionales si hacemos algo que nos gusta y en lo que creemos. Esto tenía relación con uno de los post “¿Para qué sirve soñar? Hoy en día, al menos una de ellos trabaja como profesional de Recursos Humanos en una gran empresa, y lo mejor de todo, es feliz en su trabajo por haber tomado aquélla decisión.

Creo que puedo recomendar a todo el mundo que se anime a escribir y a crear un Blog. Es una potente herramienta de desarrollo personal y profesional. Además de ser una interesante experiencia creativa. Cada uno de los artículos o post es una historia con un gran aporte personal y muchas horas detrás de reflexión, lectura e investigación.

A través del Blog, y “por su culpa” he tenido la oportunidad de conocer e interactuar con personas maravillosas dentro de la Blogosfera y en las distintas Redes Sociales. Aprendo mucho leyendo de otros Blogs, y artículos que comparten mis contactos imprescindibles en Twitter, Linkedin, BeBee,…

Gracias a todos los que me habéis acompañado en esta aventura, y habéis dedicado unos minutos a la lectura de mis posts y a reflexionar conmigo.

Hoy, sigo con la misma ilusión que al principio, quiero inspirar, crear, para conseguir generar una semilla positiva, porque casi todo en la vida es Cuestión de Ideas 😉