BlogOtros temasPensamientos, opinión, estrategias

La grandeza de comunicar

Después de escuchar una charla del genial Victor Küppers, parece que lo lógico sería escribir sobre motivación, que bien merecería la pena hacer un copia y pega de su charla sobre el tema “vivir con entusiasmo”. Pero el problema de resumir la conferencia en una serie de frases es que no sería lo mismo que escucharle, ¡ni parecido! porque no causaría el mismo impacto en los lectores.

Por eso el tema de este post es la comunicación. La importancia y la grandeza de saber comunicar. Cuántas personas hablan, pero no comunican. Me atrevo a decir que la mayoría. Por eso resulta tan impactante, asistir a una charla/Jornada/Conferencia en la que te lleves algo más que palabras vacías. La diferencia está en conectar con la audiencia, con todas y cada una de las personas que asisten y que están allí escuchando. Conectar con sus emociones, y hacer sentir lo que dices. Esa es la verdadera diferencia entre los que hablan y los que comunican. El impacto que provocas y la huella que dejas en ellos.

No es fácil conseguir esto. Es una gran habilidad que nace de la preparación previa y del talento personal, que son “conditio sine qua non”, pero, sobre todo, de la experiencia y el compromiso personal. De una vivencia fuerte y un gran convencimiento. Como dice Victor Kuppers, “yo esto me lo creo”. Por esta razón consigue transmitir, conectar, y además hace que salgas de allí queriendo poner en práctica lo que has escuchado con una sonrisa.

La magia de la comunicación tiene mucho que ver con la sinceridad, la honestidad y la pasión. No podemos comunicar sin transmitir emoción en lo que decimos. Para comunicar hay que creer cada una de las palabras que pronunciamos y pensar a quién nos dirigimos. Al fin y al cabo, estamos hablando con cada una de las personas que está escuchándonos.

El discurso tal y como lo entendían los grandes oradores romanos, tenía una finalidad. Podía ser una finalidad docente, o simplemente la finalidad de agradar o de conmover y emocionar. Creo que el discurso perfecto tiene que lograr todos los anteriores: enseñar, agradar y emocionar. A veces los ponentes simplemente se olvidan de que su discurso tiene un objetivo y una finalidad, y es la grandeza de comunicar.

CC BY-NC-SA 4.0 La grandeza de comunicar por Cuestión de Ideas está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.